updated 8:42 PM ART, Oct 18, 2018
A+ A A-

Echaron al policía que salió a robar borracho con su pistola reglamentaria

  • Escrito por Daniel Valdez

Ricardo Federico Gómez 2 300x297

Ricardo Federico Gómez, completamente ebrio, derribó a una mujer de su moto e intentó asaltarla encañonándola con su arma en Sáenz Peña. El robo fue impedido por los vecinos. Sus camaradas del 911 lo arrestaron.

La mañana del viernes 24 de marzo de 2017, Verónica Noelia Enrique, de 33 años, volvía a su casa del barrio San Cayetano a bordo de una motocicleta Mondial de 110 cc.

Cuando cruzó las vías por la avenida 28 hacia el sur, advirtió que otro motociclista la seguía muy de cerca en un vehículo similar, y sospechó que podría tratarse de un ladrón. Para quitarse las dudas y tratar de ponerse a salvo, en la calle 7 del Ensanche Sur giró hacia la 26.

Esta acción puso en evidencia la intención del hombre que aceleró y se interpuso en su camino obligándola a detenerse. Era joven, vestía pantalones cortos y una campera con capucha, y estaba en evidente estado de ebriedad.

A gritos, le exigió que le entregara su teléfono celular, pero ella dijo que no tenía teléfono. Esto lo violentó,, desenfundó una pistola y pretendió quitarle los “papeles” de la moto.

Aterrorizada, Verónica intentó escapar del atraco pero el ladrón armado le tomó el manubrio de la moto derribándola. Ella cayó a un canal de desagüe y no se pudo reincorporar.

Los gritos de auxilio alertaron a los vecinos que al salir se encontraron con el hombre armado, encañonándola, que se presentó como policía y dijo que la mujer había evadido un control y que cayó en la zanja por una mala maniobra cuando él la perseguía.

Su versión no fue convincente y llamaron al 911, ubicado a solo cinco cuadras.

La comisión que lo detuvo lo identificó como Ricardo Federico Gómez, de 24 años, efectivo de la División Infantería, que prestaba servicio en Resistencia, domiciliado en la calle 30 entre 11 y 13 del barrio Nuevo, a poco más de tres cuadras de ahí.

Gómez estaba completamente ebrio, el test de alcoholemia arrojó 1,13 g/l, muy por encima del límite de 0,25 impuesto por las normas para los motociclistas. Fue puesto a disposición de la Justicia por “tentativa de hurto agravado por el uso de arma”.

Por esto, paralelamente a la actuación judicial, la Policía instruyó un sumario interno que recomendó su cesantía por entender que su conducta “afectó indudablemente la ética profesional, el régimen del servicio policial y constituyó inobservancia de la normativa legal vigente en el ordenamiento policial”, y que no había elemento alguno que pudiera revirtir su situación.

Ahora, el gobernador Domingo Peppo y el ministro de Seguridad: Carlos Barsesa, firmaron el decreto pertinente de sanción expulsiva de cesantía, despidiéndolo de la Policía del Chaco.